Somos lo que hacemos una y otra vez; la excelencia no depende de un solo acto, sino de un hábito.

Vale la pena invertir tiempo en el análisis de los datos.


 La sabiduría es siempre superior a la fuerza.